Como Limpiar Mis Brochas y Esponjas.

Unas brochas y esponjas mal cuidadas y sucias pueden causar acné, incluso infecciones, es por ello la importancia de que siempre las mantengas en buenas condiciones para prevenir y además prolongar la vida útil de éstas bellas herramientas cosméticas.

 

Que tan seguido debes lavarlas dependerá de que tanto las usas y que cosméticos manipulas con cada una de ellas, es recomendable lavarlas una vez al mes, pero si las usas todos los días lo aconsejable es que lo hagas cada dos semanas o antes si lo sientes necesario, por ejemplo la brocha que usamos para aplicarnos la base de maquillaje o las esponjas que utilizas para éste mismo fin, debido a la consistencia de la base y la cantidad de producto que usamos con ellas hace que sintamos la necesidad de lavarlas muchísimo más seguido que el resto de brochas y esponjas. Si comienzas a sentirlas pegajosas, pesadas, no tan suaves o incluso sabes que las has usado teniendo tu rostro sudado no lo pienses más!!! es  momento de darles una respectiva limpieza y evitar así enfermedades como esa incómodo acné o espinillas en nuestra cara.

 

Para darles el respectivo cuidado sigue los siguientes pasos:

 Moja las brochas o esponjas

 Aplica shampoo del que utilizas para tu cabello, hay quienes prefieren hacerlo con jabón neutro líquido, tú eliges.

 Cuando hayas decidiod con que las lavarás pon gotitas en las cerdad o sobre las esponjas y frota suavemente con las yemas de los dedos o deslízalas sobre tu mano como que estuvieras usándolas en tu rostro. No las laves presionando las cerdas sobre tu mano y haciendo movimientos circulatorios, pues lo único que lograrás es echar a perder éstos utensilios pues las cerdas quedarán deformadas hacia afuera, como por ejemplo cuando lavamos de forma indebida una escoba y la echamos a perder.

Retira completamente el shampoo o jabón que hayas elegido

De preferencia en forma vertical y que solo moje la parte de las cerda, para no dañar el mango o que se desprenda la pega que a veces traen, en el caso de las brochas. Para las esponjas no importa como las pongas, pero no las retuerzas.

 Repite éstos pasos las veces que sea necesario hasta que la espuma y el agua salgan limpias.

Para secarlas ponlas de forma horizontal sobre papel toalla, o servilleta, déjalas ahí hasta que se sequen por completo, de preferencia te recomiendo hagas la limpieza de éstas herramientas por la noche, para que tengan todo ese tiempo para secarse y al momento de que necesites usarlas el día siguientes estén lista para usarse. Si en alguna ocasión se le comienzan a caer los pelos a las brochas posiblemente la parte metálica donde van puestas esté más abierta de lo necesario, apriétalas con alguna tenaza o alicate.

 

Ahora tus brochas y esponjas están listas para maquillarte!!! Las sentirás más suaves, con un olor muy rico, te durarán casi que toda la vida y tu cutis te lo agradecerá en gran manera.

 

TIP:

Hay marcas de cosméticos que venden primers limpiadores de brochas, sería una buena opción a considerar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.