El ABC de la Exfoliación

Para que tu piel esté libre de células muertas y más radiante, te traemos todos los detalles que debes tener claros sobre la exfoliación:

SUS BENEFICIOS:

La piel está formada por tres capas, la más superficial es la epidermis, que va mudando cada cierto tiempo, por lo que se van acumulando las células muertas que la piel va desechando.

Por lo tanto es importante limpiarla, porque así la piel respira más, se ve más brillante, más radiante y más limpia. El objetivo del exfoliante es remover esas células muertas y también dar paso a aclarar la piel.

 

 PARA CADA TIPO DE PIEL:

Dependiendo del tipo de piel, se escoge el exfoliante, porque una piel sensible no resiste una exfoliación muy agresiva. Hay tres tipos de exfoliantes:

  • MECANICO: Mejor conocido como SCRUB, que generalmente es a base de ingredientes naturales. Es el ideal para una piel gruesa.
  • ENZIMATICO: se deja reposar por un tiempo en la piel y luego se remueve, así que no se necesita estar haciendo movimientos agresivos para remover las células muertas. Es recomendable para piel grasa o para piel extremadamente sensible, porque son los menos agresivos.
  • PEELING: son los exfoliantes más clínicos, elaborados a base de ácidos, para las personas que quieren aclarar más la piel y eliminar la hiperpigmentación o quiere iluminar más su rostro.

 A SU DEBIDO TIEMPO:

La exfoliación se debe hacer dos semanas antes si se tiene algún evento, porque al limpiar las células muertas puede ser que las impurezas que estaban próximas a salir, salgan. Para tener una piel radiante, tienes que preparar tu rostro con semanas de anticipación, a menos que sea una piel grasa, que tiene que ser con una semana de anticipación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.